En 2012 AMLO pedía más debates y ahora rehuye a participar en ellos

Marzo 13, 2018 10:21 pm

Mientras en 2012 AMLO pedía más debates, hoy pide a opositores que “debatan entre ellos”

El tabasqueño asegura que él no caerá en provocaciones

Luego de que se aprobara los debates durante el periodo de intercampañas, los candidatos del PRI, José Antonio Meade; y del PAN, Ricardo Anaya, se han apresurado a retar a Andrés Manuel López Obrador, de Morena, para exponer sus ideas y propuestas.

Sin embargo, el tabasqueño ha eludido los llamados de sus contrincantes, pues asegura que solo quieren “echarle montón”, por lo que ha expresado que si tienen deseos de debatir, que lo hagan entre ellos.

AMLO asegura que las invitaciones al debate no son más que la búsqueda de confrontación por parte de sus opositores, sin embargo, él no caerá en provocaciones.

Esta postura, contrasta con su estrategia implementada en la contienda electoral de hace 6 años, en la que, por el contrario, exhortaba al resto de los candidatos a debatir.

En 2012 incluso envió una carta al entonces Instituto Federal Electoral (IFE) en la que propuso cancelar los spots durante los tiempos de campaña, y suplirlos por “12 debates temáticos” entre los candidatos.

“La finalidad de esta petición consiste en que el Consejo General del Instituto Federal Electoral determine la celebración de doce debates temáticos entre los candidatos presidenciales durante el período de campaña, uno por semana, sobre los asuntos que interesan a la ciudadanía”, dice uno de los párrafos de la carta escrita hace 6 años.

Educación, desempleo, inseguridad, violencia, seguridad social y economía eran sólo algunos de los temas que el candidato de izquierda proponía para los debates

La principal razón para llevar a cabo los doce debates era que la ciudadanía conociera “las propuestas de los respectivos candidatos presidenciales; se generen condiciones de mayor equidad en la contienda; se confronten las ideas y las propuestas de los candidatos en ámbitos de mayor equidad; se promueva la libre discusión pública de los asuntos nacionales; se garanticen pro persona los derechos a la libertad de expresión, de información y, políticos de los ciudadanos; y, así, los ciudadanos, puedan emitir, el día de la jornada electoral, un voto libre y razonado”, decía el documento.

De acuerdo con una publicación de Animal Político, la carta citaba una serie de consideraciones jurídicas que daban sustento y reglamentaban la forma en la que debían llevarse a cabo los debates.

 


Comentarios

comentarios