Por Alejandro Páez Varela

A finales de enero pasado, el equipo de Alejandra Barrales recibió el documento que, me dicen, será la biblia de la campaña 2018 por la capital. Se trata de un trabajo medianamente complejo, de “análisis” y “estrategia”, elaborado por un equipo externo contratado ex profeso. Me dicen que fue elaborado por tres individuos que trabajaron en campañas pesadas. A los tres los tengo identificados. Uno de ellos, me dicen, fue parte de un equipo que asesoró al candidato Enrique Peña Nieto.

Consulté dos fuentes dentro del PRD; ninguna se atrevió a desmentirme el documento. Una de esas fuentes le vio “mucha lógica, sí”, pero sentí que estaba preocupado porque se hubiera filtrado. Otra lo justificó con un: “Se trata de ganar a como dé”.

El documento podría ser muy amplio; yo tengo una versión Power Point. Aún así, lo que me entregaron consta de 52 páginas. No tengo la carátula y supongo que la llevaba, con nombres y autores. Abre con un perfil de Alejandra Barrales y se sigue con algo que llaman FODA: Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas. Enumera cuatro fortalezas en la candidata del Frente: “Trayectoria y capacidad”, “Liderazgo”, “Gran cobertura mediática y mayor conocimiento en la ciudad que sus rivales” y “Autonomía (no pertenece a ninguna tribu)”.

El documento, que me dicen ya fue adoptado por la campaña de Barrales, es un manual de guerra sucia. Se centra en atacar a Andrés Manuel López Obrador con todo y en hacerle daño a Claudia Sheinbaum. Y, claro, recomienda potenciar a Barrales como una “chica trabajadora que logra sus sueños y el discurso de la mujer empoderada”; que “tiene claro lo que quiere hacer y cómo hacerlo”; que “sabe construir alianzas y confrontar a sus rivales”; que destaca “como mujer fuerte que contendió en las internas y logró ganarlas”. Y luego dice que la autonomía es su principal línea frente a Claudia Sheinbaum: “Discurso que tiene mucho potencial al decir que la morenista es sólo una fachada de AMLO y [Martí] Batres”.

En el documento le enumera como debilidades su “poca claridad de logros como legisladora y funcionaria”, “Poco arraigo en algunas delegaciones”, “Desfonde del PRD” y “Candidatura pactada”.

Pone como amenaza potencial que “pertenece al grupo de Miguel Ángel Mancera”, que “en su gestión [de Alejandra Barrales, como líder nacional perredista] se desfondó el PRD, que hoy vive una crisis política que lo hace depender de alianzas para subsistir”. Y una más: “Se le ha acusado de traicionar a Bejarano, AMLO, Ebrard, ‘Los Chuchos’ y de jugar una doble línea con Mancera y [Ricardo] Anaya para lograr la candidatura a la CDMX”.

Y le enumera tres focos rojos:

“Las acusaciones de corrupción en el Fideicomiso de Educación”.

“El departamento en Miami”.

“La Casa de las Lomas”.

Analiza las últimas elecciones y la situación actual en la capital mexicana. Destaca que la violencia y la economía son las dos principales preocupaciones del votante, luego de cinco años de Mancera en el gobierno. Recomienda a Alejandra Barrales “ver” una Ciudad de México “progresista y moderna, transparente y honesta, independiente y democrática”. Le da algunas líneas para defenderse: “Nos costó mucho trabajo sacar a los corruptos de las administraciones de la capital”, “He sido enemiga de la opacidad”, “Mi vida siempre ha estado bajo el escrutinio de la opinión pública”.

***

El documento le plantea a Alejandra Barrales una Ruta Estratégica basada en dos caminos:

Uno es el “Camino Formal”: que Alejandra Barrales traiga ejes temáticos convencionales, que ataque a AMLO, que hable sobre la corrupción y los sismos con énfasis en Tlalpan y en la Cuauhtémoc (delegaciones gobernadas por Claudia Sheinbaum y por Ricardo Monreal) y algo que denomina “contención”.

Otro es el “Camino Informal”: recomienda promover la historia de vida de Barrales, “que viene desde abajo”; promoverla como una “candidata sexy” en el sector masculino; verla como “madre trabajadora” y finalmente algo que denominan “viralización temática”.

Para el “Camino Formal” le pide “seguir enfocándose en Andrés Manuel y minimizar a Sheinbaum [porque] fortalece la imagen de Ale Barrales”. Abiertamente enfatiza en hacer guerra sucia: “Se recomienda un segundo a bordo en la campaña que golpee constantemente a la candidata de AMLO. Se recomienda una estrategia digital alterna y anónima que se dedique exclusivamente a golpear a Sheinbaum”.

Da dos frases a Alejandra Barrales para que suelte golpes. Las transcribo textuales: “En el 2000 [o sea, con López Obrador] me acerqué a un proyecto que parecía de la gente y ciudadano, pero me fui dando cuenta que era un proyecto de una sola persona. Sé que en ese grupo me acusan de traidora, pero prefiero darle la espalda a los corruptos y no a la gente, mucho menos a mis ideales”. Una segunda frase: “No comulgo con la idea de engañar a la gente; de decirles que hay innovación y esperanza cuando lo que se propone es regresar a las mentiras de siempre”.

La estrategia aconseja a Barrales no abordar directamente el tema de la reconstrucción después del sismo, porque “esto causaría molestias a Mancera”. Sin embargo, pide que “algún personaje posicione el tema” para buscar reacciones de Sheinbaum y luego viralizarlas.

Este “Camino Formal” concluye con una frase: “Los temas álgidos de Ale Barrales son los de su patrimonio, que querrán traducirlos en temas de corrupción. Es necesario alinear un discurso y hacer transparente el argumento y la explicación que se haga al respecto”.

***

Para el “Camino Informal” se pide promover “la historia de vida de una mujer [Barrales] que se esforzó y logró superar varios obstáculos en una sociedad machista, es una historia vendible”. Le pide difundirlo particularmente en medios digitales para que se viralice. “Debe ser en formato de entrevistas y/o reportaje”.

Hay un capítulo que se llama así: “Candidata Sexy”. Agrega dos líneas. 1.– “La imagen de mujer madura y guapa es impactante entre hombres”. 2.– “Esta se debe viralizar a través de influencers y/o fan page aliadas que exalten su atractivo físico, sin vulgaridad, sólo sugestivo. Es un trabajo de sincronización con quien captura imagen en eventos, a fin de que no se vea producida a estrategia, sino natural”.

Hay un apartado que se llama: “Viralización temática”. En él le recomienda (y transcribo):

“Ésta parte de la comunicación estriba únicamente en crear fan pages que se dediquen a generar reacciones y viralizar información.

“–Memes

“–Posicionamiento.

“–Tendencias.

“–Fake News”.

Al final, hay dos páginas con letras grandes, destacadas, de dos temas (otra vez transcribo):

“Proponemos que AB [Alejandra Barrales] no se ocupe directamente de la desactivación de la oponente”.

“Para ello, construiremos una línea estratégica de golpeteo Black”.

Golpeteo Black, supongo, es darle con todo y por todas las vías a Claudia Sheinbaum.

Mikel Arriola aparece como sólo como un accidente en todo el documento.

***

Como sabemos, la capital será escenario de una de las contiendas más férreas de la elección 2018. Pero me parece que debe jugarse con nobleza. El PRD mismo se ha quejado de guerra sucia durante años y ahora, para ganar, parece, Barrales está dispuesta a generar desde fake news hasta campañas anónimas para denostar a sus contrincantes. O venderse como un producto sexista (o sexy) para jalar ciertos votos “de hombres maduros”.

La fuente que me dio el documento me dice que la estrategia ya se está implementando, y me dio ejemplos muy específicos. Como dije, tengo nombres de quienes la elaboraron pero equis, puede ser cualquiera: el tema es el documento mismo; que adopte una estrategia basura; que se quiera ganar con lodo lo que durante años se obtuvo con nobleza. Desde 1997, con Cuauhtémoc Cárdenas, se ha ganado la capital por gente que ha votado convencida. Mancera mismo ganó la Ciudad de México con una enorme cantidad de votos de gente convencida por un proyecto de izquierda.

Alejandra Barrales tiene fama, sí, de “traicionera”. Lo dice el propio documento. El mismo Mancera, y AMLO, y Ebrard, y todos sus padrinos más importantes lo han padecido por años. Pero también tiene fama de ambiciosa. ¿De eso se trata ahora, de ganar con un haiga sido como haiga sido? ¿Ahora se trata de lanzar basura, de renunciar a principios para tratar de conservar la capital? ¿Qué diferencia tiene ese documento a uno elaborado para, por ejemplo, cualquiera de los candidatos del PRI (Del Mazo, Eruviel, etc.), a quienes por años se ha considerado lo más cochino entre lo cochino?

¿Esa será la forma de despedirse en la capital, si es que la votación da el resultado que sugieren todas las encuestas?