17, febrero, 2017

Señalan que el dinero desviado será difícil de recuperar

“Son observaciones que, en muchos casos, no hay forma de recuperarlas, ya se las llevaron, y aunque se pueda meter a la cárcel a alguien ¿cómo se le quita ese dinero?”, dijo el titular de la ASF

Juan Manuel Portal Martínez, quien es titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), informó que los 216 mil 456 millones de pesos que entre 2001 y 2015 fueron utilizados indebidamente en actos de corrupción por parte de los gobiernos estatales difícilmente podrán ser recuperados, “ya se los llevaron y difícilmente se podrán recuperar”.

Informó que del 2011 al 2014, los gobiernos estatales y municipales aún deben un monto de 146 mil 265 millones de pesos, sumados a los 64 mil 716 millones de la cuenta pública de 2015 y los cinco mil 475 millones de procesos resarcitorios.

Estos montos suman 216 mil 456 millones de pesos, superiores a los 200,000 millones de pesos que el gobierno federal dijo tener como déficit en enero y por lo cual aplicó el incremento en el precio de las gasolinas.

Después de presentar en la Cámara de Diputados el Informe de la Cuenta Pública 2015, el titular de la ASF aseguró que ese dinero que falta por recuperar podría haber frenado la llegada del gasolinazo en enero, aunque dijo que dicho monto difícilmente se podrá recuperar.

“Son observaciones que, en muchos casos, no hay forma de recuperarlas, ya se las llevaron, y aunque se pueda meter a la cárcel a alguien ¿cómo se le quita ese dinero?”, criticó.

Sin embargo, comentó que las autoridades y la sociedad debe presionar par que mediante los auditores estatales se pueda devolver la mayor cantidad de dinero posible.

“Ojalá se pueda recuperar lo más posible, y ojalá se pueda tener un seguimiento individual de cada uno de los estados, con los auditores. Pero hay que hacer un trabajo entre todos, no nada más el señalamiento”, comentó.

También aclaró que no es competencia de su dependencia estar persiguiendo a los “peces gordos” que se llevaron estos recursos, sino sólo de sentar las bases para que se investiguen y detengan.

“Nosotros podemos determinar casos graves, pero no los podemos pescar nosotros. Esos los tienen en las auditorías cada año, los resultados son cada vez mayores”, finalizó.

Lee la nota completa en El Economista

Comentarios

comentarios