20, Marzo, 2017

El más caro de todos es el de Puebla, con 668.5 millones de pesos

Al menos nueve estadios de los equipos que juegan en Primera División fueron ayudados por los gobiernos estatales para la construcción de sus inmuebles

Actualmente, de los 18 equipos de futbol mexicanos que pertenecen a la Primera División, también conocida como Liga Bancomer MX, sólo nueve de ellos cuentan con un estadio propio, es decir, que no se ha utilizado dinero público para su construcción.

La otra mitad de los equipos utiliza estadios que fueron construidos por los gobiernos estatales con dinero público, mismos que son operados por empresas privadas.

Cabe señalar que durante los últimos años, se han invertido cerca de 650 millones de dólares para la construcción de cuatro estadios de la liga mexicana: Estadio Nemesio Diez, Estadio BBVA Bancomer, Estadio Chivas y el Territorio Santos Modelos. Los inmuebles mencionados fueron edificados por empresas privadas y con clubes que pueden presumir de buenas finanzas.

Destaca que el último estado que realizó una fuerte inversión fue el gobierno de Puebla, en donde para la remodelación del estadio Cuauhtémoc destinó 668.5 millones de pesos. Ningún otro estado ha invertido tanto en edificación de un inmueble que sirva para un equipo de futbol, y menos en uno que lleva un cuarto de siglo sin proclamarse campeón de liga.

De acuerdo con datos del periódico El Economista, la inversión hecha por el gobierno de Rafael Moreno Valle fue el mayor gasto de toda su administración, lo que contrasta con el hecho de que Puebla está en primer lugar de los municipios con mayor número de personas en pobreza.

Así, Pachuca, Veracruz, Querétaro, Morelia, Jaguares, Tigres, Pumas y Necaxa necesitaron que el gobierno les construyera sus estadios. Por esto, los inmuebles son cedidos a los equipos que los operan con un fin económico, los dueños de estos clubes no han necesitado invertir en un estadio propio pues prefieren acercarse al gobierno o universidades para el préstamo de estadios que finalmente cobran un boleto para observar futbol en vivo.

Independientemente de ellos, está el equipo del Atlas, el cual forma parte de la asociación de Clubes Unidos de Jalisco, organización dueña del estadio Jalisco. Por su parte, el estadio León mantiene una disputa entre el ayuntamiento de la ciudad y los empresarios para conocer al dueño; y el estadio Azul tiene como propietario a OCESA, además de que mantiene un contrato por su uso con el club Cruz Azul.

En contraste, esta situación es más alarmante en la Liga de Ascenso MX, donde sólo el equipo de Leones Negros, la de Universidad de Guadalajara puede presumir que juega en un estadio propio, que no necesitó dinero gubernamental.

Lee la nota completa en Los Pleyers

Comentarios

comentarios