Astrónomos descubren una extraña señal de radio proveniente del espacio

Enero 10, 2019 9:42 am

La señal se ha repetido seis veces, algo que hasta ahora solo había pasado una vez en la historia

La señal fue captada por un telescopio en Canadá y ahora los científicos buscan descifrar su origen 

En astronomía se conocen a las FRB cómo ráfagas rápidas de radio, un conjunto de señales de origen desconocido que apenas duran milisegundos, pero que contienen una enorme cantidad de energía. Éstas fueron descubiertas en el 2007 y, hasta ahora, apenas se ha tenido el registro de unas 60 FRB. Sin embargo, en los últimos dos meses un telescopio canadiense ha registrado 13 señales, de las cuales, una de ellas se repite periódicamente.

El hallazgo fue publicado en la revista científica Nature, donde se explica que esa señal se ha repetido seis veces, algo que hasta ahora sólo había pasado una vez en la historia. Ahora los científicos buscan descifrar el origen exacto de esa RFB .

“Con más repeticiones y más fuentes para estudiar, podemos ser capaces de entender estos puzles cósmicos, de donde proceden y qué los causan”, detalló Ingrid Staris, miembro del equipo de investigación canadiense que hizo el descubrimiento. Hasta ahora se sabe que esta señal procede de una fuente situada a mil 500 millones de años luz”, agregó a Science Alert.

Con las investigaciones previas, los científicos pensaban hasta ahora que los FRB podrían ser restos de supernovas muy lejanas o bien radiación emitida por enormes agujeros negros. Sin embargo, hay quien piensa como Avi Loeb, científico del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, que cree que no se deben descartar “orígenes artificiales”, en referencia a las señales que emitiría una nave espacial alienígena.

Otros investigadores señalan que los RFB son una estrella de neutrones con un campo magnético muy fuerte o a dos estrellas de neutrones que se fusionan. Para la mayoría, la repetición en las señales sirve para descartar “eventos catastróficos” como las supernovas, ya que la misma señal se repitió seis veces en un espacio de tiempo de apenas dos meses y en estos casos sólo esperarían recibir una señal procedente de un proceso como ése.

Los científicos piensan que aunque ni siquiera se han llegado a contabilizar un centenar de estas señales, creen que hay muchas más que llegan a diario hasta nosotros, pero no son detectables, informó El Confidencial

Comentarios

comentarios