Opinión

La Surrealeza

Jun 12, 2014

Como es costumbre, las redes sociales han sido severamente críticas con el mandato de Enrique Peña Nieto, incluso desde antes del inicio de éste. Las reformas constitucionales de tendencia evidente a favor de sus intereses, los de sus allegados y del capital foráneo, han incrementado el descontento social en cada decisión. Ante la ausencia de respeto del pueblo hacia la figura presidencial, algunos personajes de su gabinete, han tomado protagonismo en el lenguaje popular del país, con teorías acerca de quién es el que verdaderamente manda y mueve los hilos dentro del Ejecutivo Federal.

En días pasados, Peña visitó España para reafirmar su compromiso con los intereses económicos de esa decadente nación, miembro de la Unión Europea. El presidente de España, Mariano Rajoy recomendó a Peña Nieto, mantener sus reformas estructurales pese a ser impopulares , incluso cuando las propias decisiones políticas de Rajoy llevan consigo, un gran rechazo popular en aquel país, que con sus medidas de “austeridad” para reactivar la economía española, actualmente presume cifras alarmantes de desempleo y desahuciados.

  La amnesia de los presidentes

La prensa internacional ha destrozado el mandato de Peña y evidenciado el rotundo fracaso de sus históricas reformas, acarreando un enfrentamiento político con el ex-presidente brasileño Lula Da Silva, que comparó ferozmente al país sudamericano con México.

Dentro de la misma visita, el recién abdicado Rey-y cazador de elefantes-Juan Carlos de Borbón y compañía, recibieron a la pareja presidencial de México, los vistieron bajo atuendo de realeza y Enrique sintió tocar el cielo. España invadió México en 1521 y pese a que no lo han dejado de hacer, las Reformas Peñistas legalizan la expansión española y el gran romance con la corrupción mexicana, sigue viento en popa. Joder.

PEÑA RAJOY
*Esta columna refleja sólo el punto de vista de su autor
Por: Manuel Tenedor
@ManuelTenedor

Jun 12, 2014