Nace bebé decapitado en hospital de Tijuana; médicos afirman que la madre no atendió bien su embarazo

Septiembre 17, 2018 7:19 am

Pese a las advertencias del personal médico, la joven no acudió a revisión por su embarazo de alto riesgo 

En la semana 41 la joven acudió al médico, pero el bebé ya no mostraba frecuencia cardíaca y al momento de la expulsión perdió la cabeza 

Una menor de 16 años perdió a su bebé en el Hospital General de Tijuana, en Baja California, debido a que fue decapitado, lo cual presuntamente se debió a que la madre no acudió a revisión y seguimiento de su embarazo.

Todo comenzó desde el pasado 30 de julio, cuando la menor tenía 34 semanas de gestación y acudió a revisión prenatal en el Centro de Salud Tijuana, donde se le dio una hoja de referencia que explicaba que tenía un embarazo de alto riesgo debido a su edad y a que no había llevado un control previo

Sin embargo, pese a las indicaciones, la joven no acudió con el especialista hasta el 17 de agosto, en la semana 37, cuando se presentó en el Servicio de Urgencias Gineco – Obstétricas del HGT, informó El Imparcial. 

En su visita, ella refirió movimientos fetales recientes, no pérdidas transvaginales ni dolor de trabajo de parto, por lo que la regresaron a casa en buen estado de salud y le indicaron datos de alarma. También le pidieron acudir a control de embarazo, pero ella una vez más no lo hizo como anteriormente se le había indicado.

Fue hasta el 11 de septiembre, en la semana 41, cuando fue al Servicio de Urgencias de Gineco – Obstetricia, porque presentaba tres días con flujo transvaginal café y dos días de no percibir movimientos fetales. El personal médico le hizo una revisión y descubrió que el bebé no tiene frecuencia cardíaca, además de que la madre tiene signos de preeclampsia. 

La joven fue llevada de inmediato a labor de parto, donde al momento de la expulsión, y debido al estado de maceración del cuerpo a causa del deceso, se desprendió la cabeza del bebé, por lo que los especialistas tuvieron que hacer una cesárea de urgencia para extraer el cuerpo.

Tras el procedimiento, el hospital informó que la joven se encuentra en vigilancia por tratamiento del puerperio quirúrgico y enfermedad hipertensiva.

Por su parte el director del nosocomio, Clemente Zúñiga Gil, negó categóricamente que la muerte y posterior decapitación de un bebé de 37 semanas de gestación, fuera causada por los médicos de ese hospital.

De igual manera lamentó lo ocurrido e informó que dará seguimiento al caso, en coordinación con el gobierno del Estado.

Comentarios

comentarios