Padres demandan a su hijo de 30 años para que se vaya de casa

Mayo 24, 2018 9:56 am

Michael Rotondo no trabajaba ni ayudaba con las labores domésticas

Sus padres tuvieron que demandarlo para que se fuera de casa 

Los padres de Michael Rotondo, un hombre de 30 años de edad, tomaron medidas severas para que su hijo se fuera de casa ya que no ayudaba con las tareas domésticas, no trabajaba ni aportaba dinero al hogar.

Este martes, el juez del estado de Nueva York, en Estados Unidos, declaró a favor de Mark y Christina, quienes ya le habían hecho llegar a su hijo cinco cartas de desalojo, pero que él se negaba a cumplir.

“Hemos decidido que debes abandonar esta casa de inmediato”, se lee en la primera misiva, del 2 de febrero, según el expediente judicial.

Michael ignoró dicho documento, por lo que sus padres nuevamente escribieron otra carta de desalojo, aprobada previamente por su abogado, en la que le pedían a su hijo que se fuera de la casa, el pasado 13 de febrero.

“Se iniciará un procedimiento legal inmediatamente si no te vas antes del 15 de marzo de 2018”, advertía la carta.

Los padres de Michael le enviaron cinco cartas de desalojo, pero no obtuvieron respuesta, por lo que días después le dieron mil 100 dólares para que se mudara y escribieron una carta más.

“Hay trabajos disponibles incluso para aquellos con un historial de empleo pobre como el tuyo. Consigue uno: ¡tienes que trabajar!”, dijeron los padres.

De acuerdo con una nota publicada por la BBC, transcurridos los días, para el 30 de marzo, Michael les había dejado claro a sus padres que no tenía ninguna intención de irse de casa, por lo que en abril los Rotondo acudieron a la corte municipal local para tratar de desalojar a su hijo.

La corte les explicó que debido a que Michael era su hijo, sería necesario que un juez de una Corte Suprema le ordenara oficialmente su desalojo.

De esta forma, el pasado 7 de mayo, los Rotondo presentaron su caso ante la Corte Suprema del condado de Onondaga, cerca de Syracuse, Nueva York.

Este martes, durante una audiencia, Michael argumentó que sus padres no le habían notificado con tiempo que se fuera y que necesitaba un plazo mínimo de seis meses.

El juez del caso, Donald Greenwood, calificó esta defensa del hijo como “indignante”.

“No veo por qué no pueden simplemente esperar un poco a que deje la casa”, declaró el hombre mientras sus padres lo observaban, sentados con su abogado.

El hijo argumentó que seis meses era “un tiempo razonable para alguien que ha estado dependiendo de otras personas”. Además, admitió haberse gastado los mil 100 dólares que recibió de sus padres y que jamás ayudaba con las tareas de la casa. 

Al término de la audiencia, el juez Greenwood ordenó al abogado de los padres que redacte una orden de desalojo, pero Michael declaró a los reporteros que apelará la decisión del magistrado.

El hombre dijo que la relación con sus padres se ha vuelto muy tensa y que nunca habla o interactúa con ellos en la casa. También aseguró que sí tiene un empleo, pero no quiso dar más detalles al respecto.

 

Comentarios

comentarios

Loading...