Un explorador espacial chino llega a la cara oculta de la Luna

Enero 3, 2019 8:13 am

El explorador Chang’e-4 s aterrizó este jueves en la superficie lunar 

El objetivo es realizar estudios sobre las radiofrecuencias bajas, el cultivo de tomates en otros planetas y los recursos minerales

Este jueves, el explorador lunar chino, Chang’e-4 s, aterrizó en la cara oculta de la luna cerca de las 10:26 horas de Pekín, una maniobra pionera que demuestra las crecientes ambiciones del país asiático como potencia espacial.

El explorador despegó de la Tierra el pasado 8 de diciembre y de acuerdo con el diario Global Times, el alunizaje tuvo lugar en la cuenca de Aitken, en el polo sur del satélite. Dicho medio calificó este hecho como un “gran hito de la exploración espacial”.

De acuerdo con Milenio, la cara oculta de la Luna nunca se ve desde la Tierra y está relativamente inexplorada. Es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que la faz visible dispone de numerosas superficies planas para posarse.

Según los especialistas, uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. Como la cara oscura de la Luna está orientada en sentido opuesto a la Tierra, no hay una “línea de visión” directa para transmitir señales, salvo que se instale un relevo.

El programa Chang’e (bautizado así en honor a una diosa que, según las leyendas chinas, vive en la Luna) comenzó con el lanzamiento de una primera sonda orbital en 2007, y desde entonces se han llevado al satélite de la Tierra cuatro aparatos más.

Durante la misión, el explorador llevará a cabo estudios sobre las radiofrecuencias bajas, el cultivo de tomates en otros planetas y los recursos minerales, entre otras cosas.

Las comunicaciones entre la sonda y la Tierra son posibles gracias al satélite, Queqiao, el cual fue puesto en órbita el pasado mes de mayo y que opera a modo de “espejo”, es decir, como transmisor de información entre los centros de control en la Tierra y la Chang’e 4.

Esta es la segunda vez que China envía un vehículo para explorar la superficie lunar después del Yutu (“Conejo de Jade”) en 2013, que permaneció activo durante 31 meses.

Hace más de medio siglo, programas espaciales pioneros como el soviético o el estadounidense lograron fotografiar la cara oculta de la Luna pero nunca alunizaron allí, pese a que en 1962 una misión estadounidense no tripulada  lo intentó sin éxito.

Comentarios

comentarios