Tendencias

Desde 2009 la familia LeBarón enfrentaba amenazas del crimen organizado

Nov 5, 2019

En 2009, grupos criminales asesinaron a dos miembros en respuesta a su activismo

La familia LeBarón también se ha visto envuelta en enfrentamientos con ejidatarios

Nueve integrantes de la familia LeBarón, entre ellos seis menores de edad y tres mujeres, fueron asesinados el lunes durante una emboscada por parte de grupos armados, en el límite entre los estados de Chihuahua y Sonora, al norte de México.

De esta comunidad se sabe que llegó al país en la década de 1920 y se estableció en el estado de Chihuahua. Fue alrededor de 1924, cuando comenzó a asentarse con Alma Dayer LeBarón y varios miembros de su familia, luego de separarse de la organización de Estados Unidos.

En 1955, dos de sus hijos, Joes y Ervil LeBarón fundaron la iglesia del Primogénito de la Plenitud de los Tiempos y la comunidad, que prosperó en la región, principalmente con la producción de nueces, y viviendo en aislamiento manteniendo el inglés como principal idioma, detalló el sitio BBC.

El nombre de LeBarón atrajo la mirada de los medios mexicanos en 2009, junto con los graves problemas de inseguridad por el crimen organizado en el estado, pues primero se informó sobre el secuestro de Erick LeBarón, de 17 años, por quien pedían 1 millón de dólares por su liberación.

Ante ello, la familia se negó a pagar el rescate y denunció públicamente a medios nacionales e internacionales la creciente inseguridad de la región durante la llamada “guerra contra el narcotráfico”, declarada por el aquél entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Pese a que lograron que Erick fuera liberado, meses después se reportó el secuestro de Benjamín, su hermano, y de Luis Widmar Stubbs, miembro de la comunidad, ambos asesinados. Los criminales colocaron una manta frente a sus casas especificando que los habían matado en respuesta al activismo de la familia LeBarón contra la inseguridad.

A partir de entonces, la comunidad pidió que se creara una policía civil que protegiera a los habitantes de los grupos delictivos, y aunque en un principio la medida fue apoyada por varios funcionarios públicos, posteriormente fue rechazada.

  Transeúntes rescatan a un niño de morir aplastado por un auto (VIDEO)

No obstante, miembros de la familia LeBarón se han visto envueltos en enfrentamientos con agricultores locales. En 2018, ejidatarios protestaron por el uso excesivo de agua por parte de la comunidad, que trabajaba cada vez con más árboles de nogal que necesitan grandes cantidades de agua para su producción.

Los reclamos de los ejidatarios comenzaron desde 2013 y apuntaban que esa “sobreexplotación de agua”, había dejado sin el líquido a las comunidades aledañas.

De acuerdo con información de la revista Proceso, “los encargados y empleados del rancho (de los LeBarón) recibieron a los inconformes con disparos de arma de fuego e hirieron a un hombre en la rodilla”.

Con respecto al incidente del día de ayer, Juan LeBarón, miembro de la comunidad, declaró al medio Radio Fórmula, que antes de la masacre la familia ya había sido amenazada.

“Se denunció que hubo amenazas e informamos a las autoridades (federales). Hubo la denuncia y estas son las consecuencias”, señaló.

Entre las teorías que circulan sobre la emboscada, es que las mujeres y los niños viajaban en vehículos SUV, similares a los que suelen usar los grupos de crimen organizado, y por esa razón pudieron haber sido confundidos con grupos rivales.

Cabe mencionar que la zona norte del país es disputada por dos grupos rivales, La Línea, que tiene vínculos con el Cártel de Juárez y “Los Chapos”, parte del Cártel de Sinaloa, ambos pelean la ruta de tráfico de drogas hacia territorio estadounidense.

Al respecto, los gobiernos del estado de Chihuahua y Sonora declararon en conjunto que se abrió una investigación para esclarecer los hechos y detallaron que ya fueron enviados elementos de las fuerzas de seguridad adicionales a la zona.

Nov 5, 2019