Categorías
Tendencias

Las dos estrofas que fueron eliminadas del Himno Nacional Mexicano

Fueron eliminadas por hablar en contra de Santa Anna y Agustín de Iturbide 

El Himno Nacional Mexicano fue interpretado por primera vez el 15 de septiembre de 1854

Desde la época de la colonia existieron diversos intentos por establecer un Himno Nacional Mexicano. 

El primero de ellos fue en 1761 cuando en España se implementó  la Marcha granadera para sus ceremonias cívicas y las de sus colonias. El segundo intento fue en 1821, llamado el Torrescano, un texto hecho en honor a Agustín de Iturbide, el cual fracasó.

Para 1853 se realizó un nuevo esfuerzo. Recién se había perdido el territorio de Texas, por lo que el entonces presidente Santa Anna lanzó una convocatoria para dar vida al Himno Nacional.

Los ganadores de aquel concurso fueron Francisco González Bocanegra para la letra y Jaime Nunó para la música, detalló el sitio México Desconocido.

El Himno Nacional Mexicano fue interpretado por primera vez el 15 de septiembre de 1854 en el Teatro Santa Anna. No obstante, el mandatario no asistió ya que en la letra se aludía al propio Santa Anna de una manera negativa.

Posteriormente, durante el mandato de Juan Nepomuceno Álvarez, dos estrofas fueron suprimidas de la letra original del Himno Nacional Mexicano.

ESTROFA IV (dedicada a Santa Anna)

Del Guerrero inmortal de Zempoala
te defienda la espada terrible,
y sostiene su brazo invencible
tu sagrado pendón tricolor.
Él será el feliz mexicano
en la paz y en la guerra el caudillo,
porque él supo sus armas, de brillo,
circundar en los campos de honor.

 ESTROFA VII (dedicada a Iturbide)

Si a la lid contra hueste enemiga
nos convoca la trompa guerrera,
de Iturbide la sacra bandera
¡Mexicanos!, valientes seguid.
Y a los fieros bridones les sirvan
las vencidas hazañas de alfombra;
los laureles del triunfo den sombra
a la frente del bravo Adalid.

En 1942 se publicó por decreto oficial la letra del Himno Nacional en la cual se excluían las estrofas antes mencionadas. Además, se advertía que cualquier alteración a la letra o música del Himno, sería sancionada con cárcel o una multa generosa. Tiempo después, este decreto fue modificado.