México

“Me reconoció y por eso la maté”, confiesa el violador y homicida de una menor en Cuernavaca

Ago 18, 2019

El homicida mató a la menor porque ésta lo reconoció

José Alfredo declaró que la niña lo amenazó con acusarlo con su abuelita, Gris

José Alfredo “N” de 33 años, quien era buscado por la policía desde el pasado 10 de agosto por abusar sexualmente y asesinar a una menor de seis años en Cuernavaca, afirmó durante su interrogatorio con agentes de la Policía de Investigación Criminal (PIC), en la Fiscalía Regional Oriente, que mató a la niña para que no lo delatara, porque ésta lo reconoció, informó el diario El Universal.

  Exdiputada de Sinaloa testifica sobre la relación que mantuvo con "El Chapo"

Foto: Facebook Fiscalía Morelos

El homicida fue identificado por la Fiscalía Especializada en Feminicidio y de la Policía de Investigación Criminal, a través de una identificación a nombre de José Alfredo “N” que encontraron en el cuarto de una vecindad en la colonia Carolina.

En el cateo del lugar, situado en el mismo corredor donde dormía la menor de seis años, las autoridades hallaron una solicitud de antecedentes no penales que tramitó en 2018, en la cual se menciona un domicilio en el municipio de Cuautla donde el asesino vivió con sus padres, hasta que se vio involucrado en las investigaciones por el asesinato de un ingeniero.

Elementos de la Fiscalía resguardaron una navaja tipo cutter con manchas hemáticas y un lazo con restos de sangre.

De acuerdo con las primeras indagaciones, el acusado fue captado por las cámaras de video del C5 de la Comisión Estatal de Seguridad instaladas en la calle Ayuntamiento.  Ahí se le vio caminando con un tanque de gas butano en el hombro, mismo que robó del domicilio donde vivía la víctima con su abuelita.

La Policía de Investigación Criminal detalló que José Alfredo vendió el tanque en 150.00 pesos, y posteriormente se dirigió a otro cuarto que también rentaba en la colonia Patios de la Estación, situada frente a una central camionera de Cuernavaca.

En ese inmueble, intentó quemar la camisa que traía puesta, la cual fue encontrada tirada en el piso. El acusado relató que todavía acudió a su trabajo como “viene, viene” en el centro comercial del Casino de la Selva, pero huyó cuando uno de sus compañeros le avisó que unos policías habían preguntado por él.

Con el dinero que obtuvo por la venta del tanque de gas, compró cerveza y caminó entre las calles durante un par de horas. Luego se dirigió hace la avenida Plan de Ayala y abordó un autobús que con rumbo al municipio de Cuautla.

Durante su encuentro con agentes de la PIC, en la Fiscalía Regional Oriente fue cuestionado sobre el homicidio que cometió:

-¿Por qué la mataste?, le preguntaron los agentes

-“Me reconoció y por eso la maté”, respondió José Alfredo

-¿A qué te metiste al cuarto?

-“A robar”

-¿Y qué te robaste?

-“Un tanque de gas”

-¿Y por qué le hiciste daño a la niña?

-“Me reconoció y me dijo: le voy a decir a mi abuelita”, afirmó el imputado.

Cabe señalar que José Alfredo negó la comisión de abuso sexual contra la menor, sin embargo la Fiscalía afirmó que la acusación está sustentada en estudios periciales y muestras de semen encontradas en el cuerpo de la víctima.

Asimismo comentó a los agentes de la PIC que no recordaba con claridad lo que sucedió pues estaba alcoholizado, aunque mencionó con precisión la amenaza de la menor por acusarlo con su abuelita, Gris.

De acuerdo con los vecinos de la zona, José Alfredo es conocido en el barrio como un hombre con problemas de alcoholismo y adicción a las drogas, además de ser “peligroso y vago”.

En la búsqueda de antecedentes penales del homicida, la PIC encontró una investigación con fecha de febrero de 2012 que corresponde al homicidio de un hombre cuyo cuerpo fue desmembrado y su cabeza arrojada en una zona alejada del sitio del crimen.

La víctima llevaba consigo identificaciones con el nombre de Martín Gutiérrez Franco y su homicidio, de acuerdo con la ficha oficial, se cometió en el interior de la taquería del padre de José Alfredo, ubicada en la avenida Insurgentes de la colonia Emiliano Zapata, en Cuautla.

La noche anterior al crimen, él y la víctima convivieron e ingirieron bebidas alcohólicas, y el único que tenía llave de la taquería era José Alfredo.

“En el interior de un negocio sin razón social, dedicado a la venta de tacos, se encontró al occiso semidesnudo, cubierto con un plástico y una bolsa negra, sin cabeza ni genitales y un corte a la mitad del muslo derecho”.

“Posteriormente la cabeza de dicho cuerpo se localizó en una bolsa negra sobre la calle Vicente Suárez de la colonia 12 de Octubre”, detalla la investigación.

Ante mencionados datos, la Fiscalía General del Estado abrió un nuevo proceso en contra de José Alfredo, o en caso de que las investigaciones lo permitan, liberen una segunda orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado.

Por el momento, un Juez lo vinculó a proceso y le concedió cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria, por lo tanto el acusado permanecerá recluido en el Centro de Reinserción Social Morelos.

Ago 18, 2019